All-in.

En esta mesa solo hay dos jugadores. Se han repartido todas las cartas de la baraja y ya hace unas cuantas manos que el juego ha dejado de ser un juego. Poco a poco las apuestas han ido subiendo; al principio solo se lanzaban pequeñas cantidades, sin arriesgar demasiado y marcando un límite, pero luego con el paso del tiempo la emoción acabó con toda prudencia y razón.

Sobre la mesa, nuestra  pertenencia más valiosa: dos corazones que, a pesar de su estado maltrecho y sus heridas, conservan aún todo su valor incalculable. Te miro de soslayo y me pregunto si son las trampas tu modo de juego habitual, si te estás marcando el mayor farol o si guardas algún as en la manga. Seguir adelante implica confiar, y al mismo tiempo arriesgar; quién no juega no arriesga, y quien no arriesga no pierde… Pero tampoco gana, y jugar implica vivir.

Tú pones sobre el tapiz una mirada con tus ojos verdes. Yo la veo, y sumo una sonrisa. Aumentas la apuesta con unas palabras cálidas, pero la experiencia me hace evocar recuerdos llenos de tristeza y el miedo me hace sopesar la opción de plantarme. Pero ante mi duda, tú subes la apuesta con cien besos y despiertas algo en mi interior que provoca que decida dejar atrás el pasado y seguir adelante.

Y  llegó el momento final, el punto de no retorno en dónde no hacer nada ya no es una opción. Es hora de decidir y de terminar con las medias tintas, dudas y miedos, así que ponemos las cartas sobre la mesa.

“Allea iacta est”, la suerte está echada. Ahora solo el tiempo dirá quién abandona la mesa, o si ambos ganamos con la misma mano de corazones.

 

“La única certeza es la duda”

 

635922230859775504-1142245937_tumblr_loqte2aklp1qkvav6o1_500

Imagen de Chris Schoonover.

Anuncios
Publicado en Amor, Tiempo, Vida | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La legítima defensa.

La legítima defensa en España, vulgarmente conocida como “defensa propia”, es muy diferente a la idea que tenemos sobre ella, una idea viciada por las series y películas que muestran en mayor parte cómo opera en países como Estados Unidos. Mientras que allí solo por el hecho de que un extraño cruce el umbral de tu casa ya puedes apuntarle con un arma, aquí la legítima defensa está sujeta a requisitos y restricciones. Aunque sí que es cierto que la cultura de Estados Unidos en ese aspecto es demasiado “abierta” (primero dispara y luego pregunta), gracias a instrumentos como la Segunda Enmienda que da a los estadounidenses el derecho a la posesión de armas.

La legítima defensa en España se contempla como una circunstancia eximente de responsabilidad penal en el art.20 del Código Penal. Las cuestiones a tener en cuenta son las siguientes: Seguir leyendo

Publicado en Actualidad, Derecho, Justicia, Sociedad, Vida | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Silencio.

Para algunas personas, el silencio no es más que la ausencia de ruido, la falta de palabras. Ni calla ni otorga, no significa absolutamente nada. Solo pasa desapercibido, no es relevante.

Sin embargo, para otros el silencio puede significar muchas cosas. Para empezar, existen muchos tipos de silencios: Silencios cómodos o tensos; agradables o amargos; silencios cómplices; afirmativos o negativos; silencios cobardes y tristes, angustiosos o esperanzadores.

Hay silencios ensordecedores, que desgarran el alma y rompen corazones, como un intento de grito desesperado al vacío que se muere en los labios.

A veces el silencio expresa lo que las palabras no pueden. Silencios cargados de paciencia, de espera. Silencios que parecen interminables, infinitos, y otros que significan el final.

Silencios llenos de culpa, de amor, de dolor.

Silencios necesarios.

Silencios crueles.

Una pausa efímera dentro de un caos o la calma que precede a la tempestad.

 

tumblr_ob9gqmriwr1tzbfwwo1_500

Shhh…

 

Publicado en Amor, Vida | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Me quiero.

El primer paso para poder querer a alguien es quererse a uno mismo. Pero quererse bien, ni mucho ni poco, para no pecar de soberbia o caer en el pozo de la ausencia de autoestima. Y digo “querer” pero me refiero a amar, que es un sentimiento más profundo y duradero. Quererse no es solo ser feliz con uno mismo, sino también respetarse, valorarse y cuidarse. Quererse bien es ser crítico y exigente con uno mismo en su justa medida y cuando la ocasión lo requiera, pero también mimarse y consentirse de vez en cuando.

Curiosamente, es más fácil decir “te quiero” que “me quiero”.

La persona que nos devuelve la mirada cada mañana en el espejo es la única que nunca nos va a abandonar y jamás nos va a fallar, con la que siempre podemos contar y, paradójicamente, a la que más daño hacemos. Nadie te conoce como tú te conoces; somos nuestro mejor aliado y a la vez nuestro peor enemigo. Nadie conoce tu historia mejor que tú, y nadie tiene derecho a juzgarte. Muchas personas intentarán hacerte creer que vales poco o nada, pero si tú sabes quién eres, lo que necesitas, lo que quieres y mereces, sus críticas y palabras venenosas no tendrán poder sobre ti.

Cómprate ese vestido que tantas veces te negaste porque no veías la ocasión para usarlo. Póntelo para ti, solo para ti. Píntate los labios color burdeos, sedúcete a ti misma frente al espejo, dedícate una sonrisa, guíñate un ojo, date un homenaje. Camina con decisión y seguridad, que se oigan tus tacones en el otro extremo de la calle. Porque aquí estás tú, y tienes derecho a estarlo.

Que nadie te quite tu amor propio, que no te hagan sentir menos.

Mírate y di con decisión: Me quiero.

tumblr_oe5l6mmn1c1vex6g2o1_500

 

 

 

Publicado en Amor, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Pleonasmos.

Hace poco se posó un pájaro en mi ventana. Era hermoso; sus plumas tenían un color brillante y sus pequeños ojos eran como dos orbes azabaches. Movía y agitaba sus alas con gracia, mientras que de su pecho brotaba un gorgeo suave y dulce. No podía apartar la mirada de aquella hermosa criatura que por el azar del destino había decicido posarse justo en mi ventana. Pero la ansiedad comenzó a llenar mi pecho ante la idea de que en cualquier momento el ave retomaría el vuelo y se alejaría de mi ventana, perdiéndose para siempre en la distancia. Entonces deseé cogerlo entre mis manos para poder disfrutar cada día de su compañía y de su cantar. Le compraría la jaula más grande y lujosa, le daría comida, agua, atención y cariño. Juré que jamás le faltaría de nada.

Pero poco después me di cuenta de cuán cruel y egoísta era mi deseo. Pretendía arrebatarle su libertad innata y cortar sus alas para que nunca me abandonase. Su canto se convertiría en un murmullo triste hasta enmudecer, su hermoso plumaje se apagaría y sus pequeños ojos, antes brillantes, se volverían opacos.

Entonces comprendí que no se puede obligar a nadie a permanecer a tu lado y que quien quiere quedarse lo hace libremente. Abandoné mi deseo egoísta y me limité a disfrutar del placer de su efímera presencia. En cualquier momento retomaría el vuelo, y lo imaginé agitando sus alas através del cielo, contra el viento, pero esta vez no había angustia ni tristeza que me abrumase. Se posaría en otra ventana y maravillaría a otra persona. Sería libre y cantaría hasta el fin de sus días.

Finalmente echó a volar, y se hizo el silencio.

 

tumblr_m2uoyto6ws1rusimuo1_r1_540

 

« “Te quiero libre” es un pleonasmo. »

 

(Pleonasmo: Recurso literario que consiste en incluir en una expresión uno o más términos redundantes.)

 

 

Guardar

Publicado en Amistad, Amor, Historias, Tiempo, Vida | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La Ley de Conservación de la Energía.

Desde el umbral de la puerta no puedo dejar de mirar el maravilloso interior de la habitación, la que ambos hemos construido durante estos años. Es muy cómoda y luminosa, las paredes fueron pintadas con mimo y todos los recuerdos que la decoran la convierten en algo todavía más hermoso. Tú estás sentado en la cama, pero ya no sonríes. Tus ojos, antes llenos de amor y de cariño, ahora me miran con rabia, confusión y reproche. Y no te culpo. No entiendes por qué me tengo que marchar, y la verdad es que yo tampoco lo entiendo. Pensaba que entendía como funcionaba el amor, pero al parecer estaba equivocada; ya no entiendo ni creo en nada. Si el amor es así, ¡qué crueldad!… Se nos da la felicidad por un tiempo pero luego nos es arrebatada. De esos ojos hermosos, cuyos párpados tantas veces besé, brotan lágrimas que hacen que mi corazón -o lo que quedaba de él- se quiebre un poco más, al saber que soy yo la culpable de tu tristeza.

Al parecer el amor es como una fórmula, en la que al principio parece que tienes todo lo necesario para que la reacción química no se detenga, pero un día descubres que hay algo que falta. Y no es culpa tuya, ni mía, ni de nadie en realidad. No sé cómo decirte que nuestro amor y felicidad fue tan real como nuestros nombres, y que no tienes ni idea de la clase de persona maravillosa con la que he tenido la suerte de compartir un pedacito de mi vida, no sé cómo decírtelo sin que pienses que lo digo por lástima o culpabilidad. Lo único que puedo esperar es que algún día lo veas con la misma claridad que yo. Echaré de menos tu sonrisa, tus abrazos, tus palabras de ánimo y consuelo, tu sentido del humor, el despertar a tu lado, tu energía y tu calor. Te echaré terriblemente de menos.

 

“Nos conformamos con vivir infelices porque nos da miedo el cambio y que todo quede reducido a ruinas.  Las ruinas son un regalo, son un camino a la transformación.”

 

Lo único más imposible que quedarme era irme. Pero me tengo que marchar. Necesito cruzar la puerta y enfrentarme a todo aquello que siempre he evitado y cerrar de una vez por todas mis heridas, encontrar la paz y la verdad sobre mi misma y amarme, como tú me amaste a mí. El camino que me espera es largo y difícil, pero no puedo seguir huyendo de él. Llené mi maleta con todos los recuerdos y experiencias vividos, pues al contrario que con otras experiencias de mi vida, no tengo intención de olvidarlos ni de negarlos. Son parte de mí por siempre, como tú también lo eres, aunque me condenes al olvido o me entierres con reproches. Porque nuestro amor es como la energía. Según la Ley de Conservación de la Energía, ésta “ni se crea ni se destruye, solo se transforma.”

 

“No puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. Me diste una eternidad en nuestros días contados. Y por ello te estaré agradecida por siempre.”

 

 

Sin título.jpg

 

Publicado en Amor, Recuerdos, Tiempo, Vida | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Juguete roto.

Yo era tu juguete favorito, hasta que me rompí(ste). Me llenaba de alegría hacerte sentir orgulloso y feliz, cumplir tus deseos y recibir el calor de tu atención. Hasta que un día el aburrimiento te venció y decidiste que ya habías agotado todos mis recursos y funciones. Entonces fue cuando otros modelos más nuevos y otros proyectos mejores ocuparon mi lugar.

Y pensé en cuál habría sdo mi error. Tal vez no funcioné como querías, o quizá no bailé lo suficiente, hasta el agotamiento. Yo no funcionaba a pilas, ni a cuerda; mi energía me la proporcionabas tú. Eras el motor que movía mis engranajes y, en cuanto me tiraste, me oxidé. Tan siquiera pasé a ocupar un lugar modesto en tu estantería, sino que mi destino fue el olvido y mi nuevo lugar un viejo baúl oxidado. Dejé de ser tu orgullo y me convertí en tu vergüenza, tu error. Olvidaste mi nombre, ese que tú mismo me habías dado, y mi recuerdo solo venía a ti en forma de burla. ¡Si supieras cuánto dolió, y lo poco que te importó…!

“- Si hubieras sido mejor, no te habrías roto. – me dijiste con lástima fingida – ¿Si no hubieses sido tan frágil, si hubieses aguantado… No fue mi culpa.”

Al final me di cuenta, quizá demasiado tarde, cuando la pintura se desprendió de la porcelana y el último de mis fragmentos se perdió, que yo no era un juguete. La llave de mi mecanismo, ese derecho a usarla que yo te había dado, era  en realidad un privilegio que no era para ti. Cuando fui consciente de mi existencia, me levanté, y uno a uno fui recogiendo mis pedazos.

Yo no soy un juguete.

Tengo corazón, siento y pienso.

No estoy rota, solo herida.

 

32abe7c366414e4f0d39723390856949

 

“Pensamos, luego existimos.”

 

Guardar

Publicado en Amor, Recuerdos, Tiempo, Vida | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario