Ciberdelincuencia

La tecnología forma parte de nuestras vidas desde hace años y se ha convertido en algo fundamental hasta el punto en el que una gran parte de la población mundial no sabría cómo vivir sin ella. Los avances tecnológicos crecen exponencialmente; hace solo dos décadas que apareció Google, y solo han pasado 13 años desde que Mark Zuckerberg diese a luz a Facebook. Actualmente contamos con dispositivos inteligentes y portátiles que nos permiten realizar todo tipo de consultas en cualquier momento, ponernos en contacto al instante con otra persona e intercambiar archivos aunque esté en el otro extremo del planeta, comprobar nuestros datos bancarios y realizar compras desde casa u otro lugar. Pero al igual que la tecnología evoluciona, también lo hacen los medios de delinquir. Valiéndose de la facilidad de actuación y la dificultad de ser descubiertos, han surgido nuevos tipos delictivos y nuevos riesgos para las personas que ponen en manifiesto la necesidad de ser más prudentes.

images

El viernes pasado tuvo lugar en la Facultad de Derecho de la Universidad de A Coruña una ponencia sobre ciberdelincuencia realizada por Santiago Reboyra, el Inspector Jefe del Grupo de Delincuencia Económica y Tecnológica de la Policía Nacional. El Inspector Reboyra expuso cuáles eran los nuevos tipos penales novedosos, cómo actuaban los criminales y la investigación y actuación llevada a cabo por la policía.

Los tipos penales novedosos.

Desde hace tiempo, el ciberbullying es un término conocido por todos dado que cada vez son más los casos que salen a la luz. Consiste en el uso de los medios telemáticos para ejercer el acoso psicológico y los protagonistas son los menores. El tradicional acoso en los colegios y otras instituciones ahora ha dado un paso más y se lleva a cabo a través de las redes y aplicaciones de mensajería instantánea. Insultos, amenazas, coacciones, humillaciones… Son muchos los casos de las víctimas que sufren este infierno a diario, encontrándose incluso con imágenes o vídeos suyos difundidos sin permiso con el fin de convertirlos en objeto de burla.

acoso-finlandia-escolar--575x323

Por otra parte, la reforma del Código Penal introdujo una nueva forma delictiva, llamada acoso ilegítimo o stalking, que consiste en “conductas reiteradas que menoscaban gravemente la libertad y sentimiento de seguridad de la víctima, a la que se somete a persecuciones o vigilancias constantes, llamadas reiteradas u otros actos continuos de hostigamiento”. Las modalidades de conducta del stalking son vigilar, perseguir o buscar la cercanía física de la víctima, establecer o intentar establecer contacto a través de cualquier medio de comunicación o por medio de terceras personas y atentar contra la libertad o el patrimonio o de alguna persona próxima a la víctima.

Un tipo penal más alarmante es el grooming, un término para describir la forma en que algunas personas se acercan a niños y jóvenes para ganar su confianza, crear lazos emocionales y poder abusar de ellos sexualmente. A través de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería, determinadas personas crean un perfil falso, establecen contacto con menores y, a través del engaño, intentan conseguir imágenes suyas e incluso llegar a un contacto directo con el fin de abusar de ellos. El Inspector Reboyra expuso el caso conocido como “Damn Fat”, que se llevó a cabo a través de la plataforma Tuenti, en el que un individuo con un nombre falso acechó a un gran número de menores. Una de sus víctimas denunció los hechos y contó que este individuo le ordenó que le enviase varias fotos íntimas suyas y que él accedió por miedo, ya que éste lo amenazó con revelar sus secretos a todos.

aba43c4234a303ad6e5552eaa386aac78ad88cae_1600

Los tipos penales novedosos no se quedan aquí, sino que hay más y muchas veces no somos conscientes de que se están produciendo. Hace años un grupo de menores difundieron las imágenes de índole sexual e íntima de varios compañeros y compañeras, hasta el punto de que se convirtieron en virales. Cada vez son más los casos de personas que por venganza publican imágenes de sus exparejas, o difunden su número de teléfono y sus datos personales en páginas de contacto con un anuncio falso ofreciendo servicios sexuales.

Además de los delitos que menoscaban el honor, la libertad y la indemnidad sexuales, también los perpetradores de otro tipo de delitos han encontrado la manera de actuar. Phishing, pharming, spear phishing, malware… Son solo alguno de los términos novedosos, aunque en realidad son los delitos de estafa y fraude clásicos pero adaptados a los nuevos tiempos y a las nuevas tecnologías. La policía alerta constantemente de aumentar la precaución, ya que cada vez son más los casos de personas que reciben en su bandeja de email un mensaje de su presunto banco instándole a que vuelva a introducir sus datos debido a un error. Los grupos organizados modifican los DNS, creando páginas idénticas a las de las entidades bancarias, y con eso consiguen que la víctima les de su contraseña y así acceder a sus datos bancarios. También a través del correo o realizando descargas en páginas pocos seguras podemos infectar nuestro dispositivo con un virus o malware que permita a otros acceder a nuestra información personal.

phishing-threat-100691616-large

Similar a este tipo de fraude pero en empresas se conoce como spear phishing o business mail compromise. En este caso el delincuente, haciéndose pasar por un alto cargo, contacta con uno de los empleados con acceso a las cuentas de la entidad y, a través del engaño, consiguen que realice trasferencias de grandes sumas creyendo que se trata de un movimiento normal del capital de la empresa.

Otros modos de estafa y fraude comunes son la estafa piramidal, en el que los participantes recomiendan y captan a más clientes con el objetivo de que los nuevos participantes produzcan beneficios a los originales (por ejemplo, el caso de “Unetenet”y “las cartas nigerianas” o Scam 419. Éste último consiste en una estafa en la cual una persona se hace pasar por alguien necesitado y contacta con la futura víctima, contándole una historia con el fin de conseguir su “ayuda”, en forma de trasferencias bancarias. Para este supuesto, el Inspector Reboyra expuso el caso de un presunto ingeniero que contactó por Facebook con una mujer y le hizo creer que tenía en Barcelona una caja con una gran suma de dinero pero que para hacerse con ella tenía que pagar una pequeña cantidad. A través del engaño y una historia de película, el hombre consiguió que la mujer le realizase varias trasferencias bancarias hasta el punto de tener que pedir préstamos para poder seguir enviándole dinero al que creía que era un pobre hombre en peligro.

¿Cómo descubrir a los que están detrás de la pantalla?

La clave está en la IP, que permite a un dispositivo conectarse a Internet. Cuando te conectas, el proveedor de servicios te asigna una dirección IP. El dominio de una página es una IP estática, y existen conversores que traducen las IP en el nombre de dominio, y en el nombre del dominio aparece una serie de datos, como quién lo ha registrado. ICANN es el nombre por el que se conoce al organismo a nivel mundial que asigna IPS (en España es red.es). Cada vez son más los modos de engañar a este sistema, pero también de descubrirlo.

La Deep/Dark Web.

dark-web-clearnet-wweb-visible

Existe una manera de navegar por la red de forma anónima sin dejar rastro, y es a través de “The Onion Router” (TOR). La deep web es un conjunto de sitios web y bases de datos que buscadores comunes no pueden encontrar ya que no están indexadas. Dentro de la deep web se encuentra la “dark web”, en la que no hay filtros ni restricciones, y en ella habitan  páginas como BesaMafia, Silk Road o The Black Market. Páginas que constituyen un amplio catálogo en donde puedes comprar desde armas, drogas, pornografía infantil hasta sicarios, incluso manuales de descarga gratuitos para aprender a fabricar bombas. Pero la deep web no es usada solo por delincuentes con fines ilícitos, también es una forma de navegar sin regalar tus datos a entidades que luego venden esa información personal a otras empresas. ¿Alguna vez habéis leído los “términos y condiciones” de Facebook o Google? La mayoría se sorprendería con lo que aceptamos sin saber, pero ese es un tema que dejo para otra ocasión.

Anuncios

Acerca de Andy

Estudiante de Derecho. Llevo con la voz un acento de sal.
Esta entrada fue publicada en Acoso escolar, Actualidad, Bullying, Derecho, Justicia, Sociedad, Tecnología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s