No sin mi copa.

Con el fin de dar a conocer a otras mujeres la existencia y beneficios de las copas menstruales (también llamadas copas vaginales) voy a compartir mi experiencia. Pero antes, un pequeño aviso: Si este tema te resulta desagradable o inapropiado, háztelo mirar porque estamos en pleno S.XXI y la salud sexual femenina no debería ser un tabú ni ser considerado algo “asqueroso”.
 
La copa que compré es de la marca Naturcup y estoy muy contenta, una ma-ra-vi-lla. Al principio estaba bastante escéptica: pensé que iba a necesitar una ingeniería para colocarla, pero lo hice a la primera y sin problemas. También pensé que semejante chisme (aunque es pequeño) lo notaría al llevarlo puesto, pero para nada, incluso a veces se me olvida que la llevo. Además pensaba que al sacarlo, el resultado sería algo así como un remake de “La Matanza de Texas” en mi baño, pero el resultado me sorprendió.
 
Ventajas-de-la-copa-menstrual

Las copas pueden ser de colores o transparentes.

1. ¿Cómo se coloca y retira?

Es muy flexible por lo que puedes plegarla de varias formas, y por su material se desliza fácil (el truco es una postura cómoda y relajada). La copa se abre en el interior y ¡plop! sella las paredes, y la sangre menstrual se deposita poco a poco en el interior de la copa. Para retirarla solo hay que pellizcar la base para romper el vacío, tirar del extremo y vaciarla. Y ya está, no necesitas hacer una voltereta lateral ni nada.

 

2. ¿Qué diferencia hay con los tampones y las compresas?

Es muchísimo más higiénica que las compresas y los tampones, y en ningún momento entras en contacto con la sangre menstrual. Está hecha de silicona médica, por lo que no hace daño al cuerpo como los tampones.

Las compresas (además del gasto que suponen) generan mal olor, sequedad, irritación, incomodidad y son dañinas para el medioambiente. Con los tampones, además de todo lo anterior, existe el riesgo de sufrir el Síndrome de Shock Tóxico (SST), que puede ser mortal. A través de las paredes de la vagina se absorben constantemente todos los químicos de los tampones, que van directamente a la sangre. Algo así como la autopista directa a nuestro organismo.

 

3. ¿Son  todas las copas iguales?

Generalmente hay dos tallas: La pequeña, para menores de 30 años que no hayan tenido hijos por parto vaginal (si eres menor de esa edad pero has tenido hijos por cesárea la puedes usar) y la grande, para mayores de 30 o que hayan tenido hijos mediante parto vaginal. También se aconseja el uso de la talla grande (también denominada talla 2) para mujeres que, a pesar de ser menores de 30, tienen un flujo muy abundante.

Puedes dormir con ella, bañarte, hacer deporte, saltar, bailar etc. sin que se te descoloque (pero se desaconseja mantener relaciones sexuales con ella). Si te incomoda o tienes perdidas, es porque o no es tu talla o está mal colocada. En este último caso, retírala y prueba a colocarla correctamente otra vez.

 

4. Consejos de uso y cuidado:

Se aconseja vaciarla cada 8 horas, pero puede ser menos tiempo dependiendo de la persona y su flujo. Se limpia con agua y jabón neutro (importante que sea neutro para no alterar el PH natural) y se vuelve a colocar. Antes de que empiece el período y cuando éste finalice hay que esterilizarla, bien con unas pastillas especiales o hirviéndola durante 3 minutos (no más) en un cazo y totalmente cubierta por agua (OJO: no me seáis bestias y lo hagáis en el cazo donde soléis hacer los macarrones, comprad un cazo exclusivo para eso).

El extremo de la copa es diferente según la marca, y se puede recortar para una experiencia más cómoda y que se ajuste mejor a ti. Éste sirve como guía para llegar más fácilmente a la base de la copa y poder retirarla.

 

5. ¿Cuánto cuesta una copa menstrual?

El precio oscila entre los 20 – 30€, pero el ahorro es impresionante ya que el tiempo de vida de una copa es de como máximo 10 años, además que durante todo ese tiempo no vas a tener que volver a gastar en compresas y tampones. Puedes adquirirla por internet, en farmacias o tiendas que vendan productos de parafarmacia y cuidados íntimos. OJO: Cuidado con comprar por internet copas sospechosamente baratas, porque a saber de qué están hechas y eso puede ser muy peligroso para nuestro cuerpo y salud.

 

En conclusión: La copa menstrual es muy fácil, cómoda, higiénica y ecológica. Personalmente, ¡no sé cómo he podido vivir sin ella todo este tiempo!

 

 

Páginas recomendadas:
Anuncios

Acerca de Andy

Estudiante de Derecho. Llevo con la voz un acento de sal.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Salud, Sexo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s