Consejos básicos para momentos difíciles.

Muchas veces la vida nos pone a prueba y nos hace pasar momentos más o menos difíciles. Ésto es algo inevitable, ya que forma parte de la ley de vida, pero lo importante es saber cómo enfrentar las dificultades y cómo recuperarnos de los golpes. Rupturas sentimentales, pérdidas de seres queridos, fracasos… El abanico de malos momentos que tendremos que pasar a lo largo de nuestra existencia es muy amplio, pero la vida sigue para nosotros y no nos podemos detener, por lo tanto (basándome en mi experiencia personal, consejos y lecturas) he recopilado una serie de consejos básicos para coger impulso cuando hemos tocado fondo.

Watercolor flower wreath background for beautiful design
1. Mantente activo/a.

Cuanto más ociosa está una persona, más tiempo tiene para darle vueltas a la cabeza y seguir sumergido/a en un bucle infinito, analizando una y otra vez las situaciones que le causan ansiedad, los sentimientos de tristeza, rabia, culpabilidad… Por lo tanto, hay que invertir ese tiempo en otras cuestiones que aparten los pensamientos negativos y además traigan otros mejores. El ser humano, tanto física como psíquicamente, es como una gran máquina que cuanto más se usa, mejor funciona. En cambio, si está parada, se oxida. Hay una gran variedad de actividades para elegir (para todos los bolsillos) desde realizar un viaje o cursos para mejorar tu curriculum profesional hasta actividades que saquen tu lado más creativo.

Algunas ideas: Actividades deportivas al aire libre, actividades culturales, humanitarias o medioambientales, manualidades, escribir, publicar en un blog sobre algún tema de interés (moda, cine, series, videojuegos…), dibujar, pintar, leer, informarte sobre temas de interés, confección y diseño, decoración, cocina, bricolaje, planificación y realización de proyectos personales…

Páginas recomendadas: En Pinterest puedes encontrar muchas ideas, sobretodo para outfits, diseño, decoración, recetas y manualidades (#DIY: Do It Yourself).

 

2. Cuida tu salud.

El bienestar empieza desde dentro, por lo tanto cuidar tu salud es fundamental. No se trata de imponerte una dieta restrictiva (la cuestión no va de adelgazar o tonificarse), esta idea se basa en mantener unos cuidados básicos con una dieta equilibrada y saludable (no saltarse ninguna comida, no comer a deshoras e incluir frutas y verduras) beber agua, dormir 8 horas diarias y realizar deporte. Hacer deporte va relacionado con el punto anterior, ya que te mantendrá activo/a y además es beneficioso para tu bienestar físico y mental. El ejercicio físico nos ayuda a sentirnos mejor, porque estimula la producción de endorfinas.

Leer artículo: “Correr genera endorfinas y nos hace feliz”.

 

3. Disfruta de la compañía.

Cuando una persona está pasando un mal momento, tiende a alejarse de los demás y a aislarse. Es importante no encerrarse en uno mismo y mantener el contacto con los seres queridos y personas de confianza, ya que éstos nos pueden contagiar con su energía y ayudar a seguir adelante. Pero cuidado, es vital saber diferenciar entre personas de confianza, simples conocidos y personas tóxicas. Éstos últimos son muy peligrosos (más adelante dedicaré un artículo sobre la tipología de la “gente tóxica·) ya que, bien de forma consciente o inconsciente, pueden destrozar nuestros progresos y hundirnos más.

 

4. Aléjate de lo que te hace daño o no te hace feliz.

Relacionado con el punto anterior, también es fundamental alejarse de todas aquelllas cosas que te están haciendo daño y te impiden avanzar. Proyectos o trabajos que no te hacen feliz y te causan más pesar que beneficios, relaciones tóxicas tanto sentimentales como amistosas… No temas a decir adiós o a empezar de cero; si te conformas o te resignas por miedo y no abandonas tu zona de confort, nunca podrás alcanzar la felicidad que esperas. Además, en relación con la salud, las drogas y otras adicciones (aunque parezcan “inofensivas”)  representan un alto porcentaje dentro de las cosas que nos están perjudicando. El consumo de estupefacientes, alcohol y tabaco desgastan tanto por dentro como por fuera, más rápido de lo que creemos, e incluso afecta también a nuestro bolsillo. Piensa que el dinero que pierdes en adicciones que te perjudican puedes invertirlo en actividades que te ayuden a seguir adelante.

“Las ruinas son un regalo, son el camino a la transformación.”

“Crecer es aprender a despedirse.”

 

5. Mejora tu mundo interior y mímate.

Imagina un círculo y divídelo en porciones. Cada una de esas porciones representa un ámbito de tu vida: Familia, amigos, ocio, pareja, trabajo, estudios, proyectos… Es importante que todos esos sectores estén equilibrados, y si falta alguno, que se compensen entre sí, pero que en ningún momento quede un hueco vacío. También es fundamental estar en paz con uno mismo; el pasado no se puede cambiar, solo podemos aprender de los errores, por lo que todo sentimiento de culpa es una carga innecesaria. Por otra parte, la persona más importante de tu vida tienes que ser tú mismo, por lo tanto de vez en cuando tienes que consentirte algún capricho y mimarte. Aunque el mundo exterior se desmorone, si tu mundo interior está equilibrado, estarás preparado para afrontar todas las dificultades que vengan.

“La culpabilidad es una pesada bolsa de piedras.”

 

6. Aléjate de tu cama.

Antes mencioné que era importante dormir 8 horas. Ni siete ni nueve, sino ocho. Cuando una persona está pasando por un mal momento, también se resiente físicamente: Te sientes cansado, somnoliento y desganado, por lo que permanecer en cama se convierte en el plan más apetecible. Pero ésto es una trampa muy peligrosa, porque en cuando te des cuenta, serás incapaz de levantarte y realizar cualquiera de las cosas anteriormente citadas. Cuanto más duermes, más cansado te sientes y más te sumerges en ese pozo de tristeza.

Dormir es de cobardes. La cama se convierte en nuestra zona de confort y nos tapamos con las sábanas como si fuesen una barrera contra el mundo. Y ahí dentro no puedes hacer nada más que dejarte llevar, desde ahí no vas a solucionar tus problemas. Por lo tanto, la forma de evitar ésto es manteniéndote activo y teniendo un horario de sueño adecuado. Al principio cuando te tengas que levantar intentarás autoengañarte, odiarás la vida, maldecirás en todos los idiomas y me odiarás a mí por escribir ésto, pero al poco tiempo tu cuerpo se acostumbrará y verás que no era para tanto.

Lee artículo “Dormir mucho es muy malo”.

 

7. Mantente positivo.

Éste es quizás el punto más difícil de todos, porque cuando estás pasando un momento difícil, mantenerte positivo parece imposible. Pero no lo es. Es importante entender que no tienes que mantener una actitud positiva por los demás (de aquí viene el clásico miedo a ser rechazado) sino por ti. Tienes derecho a estar triste y a sentirte mal, y desgraciadamente hay muchas personas sin empatía, pero no tienes que fingir por ellas para ser aceptado/a, incluso reprimir constantemente tu tristeza puede ser muy negativo. Pero tampoco te apoyes o dependas del todo en una persona; cada uno tiene su lucha interna y también tienes que luchar por ti mismo/a.

“Da lo mejor de ti, y solo lo mejor vendrá.”

 

8. Paciencia y tiempo.

Junto con el esfuerzo, el tiempo es algo clave, por lo que la paciencia también es fundamental. Las heridas tardan tiempo en cicatrizar, y las prisas lo único que consiguen es retrasar su curación. Tiempo al tiempo. Habrá momentos en los que a pesar de los esfuerzos creas que no has avanzado; tienes que tener paciencia o, si compruebas que el método que estás siguiendo no funciona, dirigir esas energías hacia otro lado con otra estrategia. Nunca será tiempo perdido porque habrás ganado aprendizaje.

 

9. Déjate aconsejar.

No solo es importante rodearse de seres queridos y personas de confianza que nos presten su energía y positivismo, también el escuchar sus palabras de ánimo y consejos nos benefician mucho, ya que son como pequeños empujoncitos que nos permiten seguir adelante. No te cierres y comunícate con ellos, escucha sus palabras, analiza sus consejos y quédate con ellos.

 

10. Pide ayuda.

Si a pesar de tus esfuerzos no te ves con la fuerza necesaria para seguir adelante, jamás te des por vencido. Todo tiene solución, menos la muerte. No dudes en pedir ayuda no solo a tu círculo íntimo, a veces es necesario acudir a un profesional para que te aporte un punto de vista objetivo y te ayude a superar los obstáculos. Hay una creencia errónea de que las personas que acuden a un profesional o a psicoterapia están “locas” o tienen “alguna tara”. Todos en algún momento de nuestra vida necesitamos una ayuda extra. Asimismo, cualquiera puede sufrir una depresión; es una enfermedad como otra cualquiera y no solo aquellos que han sufrido episodios muy traumáticos la padecen.

 

Éste es el decálogo básico que he recopilado y que espero que sea de utilidad. Puedo asegurar que funciona. Si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en escribirme!

 

Anuncios

Acerca de Andy

Estudiante de Derecho. Llevo con la voz un acento de sal.
Esta entrada fue publicada en Amistad, Amor, Salud, Tiempo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s