Película “El Lector”: Análisis jurídico.

El Lector” (Der Vorleser) es una apasionante película de David Hare y Stephen Daldry, basada en la novela del profesor y juez Bernhard Schlink. La trama tiene lugar en la Alemania de 1958 y cuenta la historia de Michael Berg (interpetado por David Kross y Ralph Fiennes), un chico de 15 años que comienza una relación con una mujer llamada Hanna Schmitz (Kate Winslet), mucho más mayor que él. Pero un día, depués de un romance de tres meses, Hanna desaparece de su vida sin dejar rastro. Años después acude como estudiante de Derecho al juicio de unas antiguas agentes de las SS, descubriendo que entre las acusadas se encuentra Hanna. Los temas principales de la película son el holocausto, la moral, la ley y la justicia.

el-lector-kate-winslet

(Aviso: Este artículo contiene spoilers.)

Durante la película se producen varios saltos temporales que muestran al protagonista Michael Berg con 15 años durante el 1958 y ya adulto en el 1995. En su relación con Hanna, una mujer 21 años mayor que él, se vuelve emocionalmente dependiente de ella, y posteriormente cuando ésta desaparece, es incapaz de mantener una relación normal con una mujer. Al descubrir la verdad sobre Hanna, varias emociones y sentimientos lo abruman: Por un lado, se siente culpable de haber amado a una mujer que participó en el holocausto, pero por otra intenta comprender la situación y ponerse en la piel de ella. Además, antes de la sentencia, Michael descubre que Hanna es analfabeta y que por lo tanto no pudo ser la autora del informe sobre las 300 mujeres que murieron durante las “marchas de la muerte”. Hanna asume toda la responsabilidad por no desvelar que es analfabeta, y a Michael se plantea el dilema de si debe revelar su secreto a pesar de la voluntad de ella.

El pasado de Hanna Schmitz no se revela hasta el juicio. Se presenta como una mujer fría y seria, que se comporta de manera autoritaria con Michael. Pero a su vez tiene un lado sensible, emocionándose cuando Michael le lee en alto o cuando escucha un coro de niños en una iglesia durante un viaje en bicicleta que hace con el chico. La razón por la que Hanna le hace leer en alto es porque es analfabeta, lo que la avergüenza y lo esconde hasta el final, incluso llega a asumir toda la responsabilidad durante el juicio por no revelarlo. Cuando era joven se alistó como guardiana para las SS, según ella, porque no le gustaba su trabajo anterior. Debido a los testimonios de una superviviente del campo de concentración, Hanna es condenada a cadena perpetua por el asesinato de 300 mujeres durante un incendio.

page

Michael (David Kross) y Hanna (Kate Winslet)

Una relación ilícita.

De camino a casa, Michael (de 15 años) se siente enfermo y Hanna lo encuentra y lo acompaña. Tres meses más tarde, cuando ya se encuentra recuperado, el chico la visita para darle las gracias, pero en un determinado momento él ve sin querer cómo ella se está cambiando de ropa. Se marcha rápidamente sin decir nada, pero días más tarde vuelve a casa de Hanna. Ésta le pide que le suba dos cubos de carbón y el chico se llena de hollín, por lo que la mujer le prepara un baño. Es en este momento cuando ella lo seduce y comienzan a mantener habitualmente relaciones sexuales completas.

Si aplicásemos a este supuesto el Código Penal español vigente, tendría lugar el art.183 (actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años) dado que el chico tiene menos de 16 años, que es la edad mínima de consentimiento, y aunque lo prestase, no se podría atenuar la pena ya que el sujeto activo del ilícito es mucho más mayor que él y hay una diferencia notable entre los dos. Ella es la que se aprovecha del candor y de la inexperiencia del chico e inicia esta relación, a la que él no se opone ya que se siente atraído por ella. No le pregunta su edad pero se presume que la conoce porque más adelante le pregunta acerca del instituto, por lo que se deduce que el hecho de que sea menor no le preocupa.

Se suele decir que “para el amor no hay edad”, pero personalmente encuentro esta frase muy equivocada en casos similares a este, en dónde uno de ellos es menor y hay una gran diferencia de edad. Si esta situación de distancia de edades se diese entre dos adultos, no habría problema, pero en el caso de un menor es diferente, porque se encuentra en una etapa de su vida muy vulnerable y de desarrollo. De hecho, a raíz de esta relación, la vida de Michael cambia y le causa graves problemas: En primer lugar, tiene dificultades para entender las exigencias y el comportamiento de Hanna, creándole una gran confusión y posteriormente un sentimiento de culpabilidad. Además, como la relación era secreta, no pudo decirle nada a sus amigos y familiares, por lo que poco a poco se fue distanciando de ellos y no pudo llevar un desarrollo social y familiar normal. Debido a que esta relación le marcó emocionalmente, perdurando incluso en su edad adulta, es incapaz de tener una relación normal y duradera con ninguna mujer; a pesar de que se casa y tiene una hija, el matrimonio acaba en divorcio.

tumblr_mc91h8R3dE1rzhmt3o1_1280

“Lo que sentimos no es importante. Es completamente irrelevante. Lo único importante es lo que hacemos.”

La condena a cadena perpetua por el asesinato de 300 mujeres judías.

Junto con otras cinco compañeras, como guardiana de las SS en un campo de concentración Hanna tenía la obligación de seleccionar a varias prisioneras para enviarlas a Auschwitz. A pesar de sabía que esto suponía una muerte segura para las elegidas, durante el juicio Hanna argumenta que no podía hacer nada, ya que otras muchas otras prisioneras llegaban y tenían que mandar al campo a algunas para que hubiese espacio para las nuevas. También se menciona que Hanna solía elegir a varias prisioneras, las más débiles o enfermas, para que le leyesen en alto y les daba comida. Lo que parecía un gesto un poco más humano se pone en duda porque luego esas prisioneras acababan en las cámaras de gas. Ante esto, Michael no sabe si lo hacía para darles unos días un poco mejores porque sabía que iban a morir o si las mandaba a la muerte para que no desvelasen que era analfabeta.

El acontecimiento más relevante tuvo lugar durante las “marchas de la muerte”, en donde debido al cierre del campo, tuvieron que iniciar un traslado. Durante el camino murieron muchas mujeres, y las que sobrevivieron se resguardaron en el interior de una Iglesia. Pero debido a un bombardeo, se produjo un incendio en el campanario y la infraestructura comenzó a arder. La puerta había sido cerrada desde el exterior, por lo que no pudieron escapar y solo sobrevivieron dos mujeres. Cuando durante el juicio se la interroga por estos hechos, Hanna dice que “no abrieron la puerta porque eso habría supuesto el caos”. El informe de los acontecimientos, que suponía la prueba definitiva, había sido escrito por las otras guardianas (que la acusan a ella como autora), pero cuando se le pide una muestra de caligrafía a Hanna, por no revelar su analfabetismo, asume toda la responsabilidad. Por la muerte de las 300 prisioneras, se condena a Hanna a cadena perpetua, mientas que a las otras guardianas solo se las condena a 4 años y 3 meses de prisión. Si hubiera que condenar este hecho siguiendo el Código Penal vigente, la pena máxima sería la prisión permanente revisable, que supone de facto una cadena perpetua.

Kate-in-The-Reader-kate-winslet-4097047-1430-782

“No eres culpable de algo solo por trabajar en Auschwitz.”

Hay varias cuestiones a tener en cuenta: En primer lugar, ¿es justo condenar solo a seis mujeres, a pesar de que hubo más de mil campos de concentración, con sus respectivos guardianes y agentes de las SS? Esta idea la plantea uno de los compañeros de Michael en el seminario del profesor de Derecho. El profesor les explica que en Alemania durante la II Guerra Mundial, la ley y la moral eran otras muy distintas a las de ahora, por lo tanto, los hechos ocurridos en aquella época era legales, pero ahora ya no lo son. Más discutible es la cuestión de la moral. Condenar estos hechos 20 años después puede ser lícito o no dependiendo de la prescripción de los delitos, pero sin duda sí sería moral hacerlo ya que los acontecimientos son de notoria importancia y no sería “justo” para todos los que vivieron (o murieron) en ese horror que no hubiese un castigo para los autores. Asimismo, es imposible condenarlos a todos, pero se intentó condenar al mayor número posible.

La otra cuestión relevante es de si se podría haber evitado o si tenían opción. De hecho, Hanna en el juicio le pregunta al juez: “¿Qué habría hecho usted?”. Para entender esto, habría que estar en la situación de aquella época, para comprobar si realmente existía otra opción. Michael Berg intenta ponerse en los ojos de Hanna para comprender y encontrar la respuesta, pero muchas cuestiones se quedan abiertas: ¿Podría haberse retirado Hanna de las SS y de su cargo de guardiana sin recibir algún tipo de castigo por ello? Al igual que Hanna, muchos alemanes acabaron en las listas de la SS pero es difícil saber si realmente es cierto que no tenían otra opción. Lo que sí es cierto es que el ser humano tiende a sobrevivir, y en una situación de guerra o de conflicto social, son muy pocos los que realmente ponen por delante sus valores, arriesgando incluso su propia vida.

“Las sociedades quieren regirse por algo llamado moralidad, pero en realidad se rigen por algo llamado ley.”

La cadena perpetua, el arrepentimiento y la reinserción social.

La reinserción, tras una pena privativa de libertad de larga duración, es muy difícil. En pocos años la sociedad puede cambiar mucho, y una persona que pasa al rededor de 20 años en prisión puede encontrarse con un mundo irreconocible. Durante su estancia en el establecimiento penitenciario, gracias a las cintas que Michael le enviaba, Hanna pudo aprender a escribir. Gracias a la correspondencia, los funcionarios de la prisión pudieron ponerse en contacto con él, y éste al final aceptó hacerse cargo de Hanna, ofreciéndole un lugar donde alojarse y un trabajo. ¿Pero qué hubiese ocurrido si Michael no hubiese aceptado o no hubiese seguido en contacto con Hanna durante su condena? En este caso, la mujer habría estado completamente desprotegida y perdida.

A día de hoy, a efectos de la reinserción, se cuentan con más garantías, pero es cierto que tras muchos años en prisión, el condenado se acostumbra a esa situación y se le hace muy difícil adaptarse de nuevo a la “libertad”. La sociedad también por su parte debería hacer un esfuerzo para acoger a estas personas y no estigmatizarlos, ya que ya han cumplido con su condena. Esto enlaza con el concepto del “perdón” y el “arrepentimiento”. En la película vemos cómo Michael le pregunta a Hanna si ha pensado en el pasado, y ella le responde que no se puede hacer nada, ya que “los muertos siguen muertos”. Pero después vemos como en el testamento que hace Hanna antes de su suicidio, deja todo su dinero a la chica que sobrevivió al incendio. Esta chica, ahora ya una mujer adulta, es la autora del libro y se niega a coger el dinero que ella le ofrece porque sería como darle la absolución.

Kate-in-The-Reader-kate-winslet-4097342-1430-782

Conclusiones finales.

En cuanto a los aspectos jurídicos, Hanna Schmitz, como mujer adulta que era, debería haber previsto las consecuencias de tener una relación de ese tipo con un adolescente. Quizá por su pasado tormentoso, decidió apartarse de lo moral y buscar consuelo en Michael Berg, aunque que haya estado enamorada o no, no tiene importancia en el ámbito jurídico. Por otra parte, la mujer dice en el juicio que abandonó su trabajo en Siemens porque no le gustaba y que aceptó el de guardiana de las SS aunque ya sabía en qué consistía. En este caso, cualquier trabajo es mejor que uno que consista en participar en la muerte de otras personas. Hubiese sido diferente si no hubiera sabido en qué consistía el trabajo hasta más adelante, y que luego no hubiera podido renunciar a él. Por tanto, llego a la conclusión de que Hanna actuó conscientemente y que por ello tuvo que ser responsable de sus actos. En cuanto al juicio contra las guardianas, como ya mencioné anteriormente, sí es justo, ya que aunque no es posible juzgar por los crímenes durante el holocausto a todos los que participaron, al menos a los máximos posibles. Finalmente, destaco la actitud ejemplar del protagonista Michael Berg, que actuó intentando comprender ambos lados.

Anuncios

Acerca de Andy

Estudiante de Derecho. Llevo con la voz un acento de sal.
Esta entrada fue publicada en Amor, Cine, Derecho, Justicia, Libros, Películas, Sexo, Sociedad, Tiempo, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s