Declaración de intenciones.

Estoy cansada. Estoy cansada de aguantar cosas que no tengo por qué aguantar. De dar la mano y que me cojan el brazo. De las apariencias, la gente que no es “persona”, la bordería del personal -que amarga el café cada mañana- las conveniencias, la hipocresía, la tontería en general. Tolerar demasiado estos excesos ajenos es algo que me viene de familia; cuando mi hermana era pequeña, en el colegio siempre le daba a todo el mundo sus galletas y ella se quedaba sin ninguna. Mi madre trabaja más horas de las que le corresponden y mi padre, a pesar de ser el menos pardillo, a veces tiene que soportar las conveniencias ajenas.

Conjugar el verbo aguantarse –yo me aguanto, tú te aguantas, él se aguanta…– es algo muy sano y necesario, pero con cierto límite. Porque ya me diréis por qué tenéis que aguantar a personas -que tan siquiera son amigos ni tienen interés en serlo- que tiene esa necesidad enfermiza de contagiarte su amargura. O tolerar la falta de educación de otros. Si tú haces un esfuerzo en ser amable -porque el resto del mundo no tiene la culpa de tus conflictos- ¿por qué tienes tú que soportarlo?

No soy psicóloga, ni el Banco de España ni el Muro de las Lamentaciones. Soy disidente de mi principio de ayuda universal, me cargo la presunción de buena fe e inocencia. Que alguien me de un pico y una pala para fundar la República Independiente de Mi Casa, que solo con el felpudo de Ikea no me llega para dar a entender que no quiero formar parte de este circo social.

Declaro mi intención de volcarme solo y exclusivamente en  mis seres queridos y aquellos que me demuestren que merecen la pena. Te invito a que tú también lo hagas, que una cosa es ser bueno, pero pasarse ya es del género tonto. Porque si no, luego llegan las decepciones y la eterna pregunta de “¿por que, qué he hecho mal?”.

No es egoísmo, es supervivencia. La paciencia no es infinita, no quieras volverte sociópata.

Fundemos el Día Internacional de Mandar a Hacer Puñetas. 365 días, 365 causas.

Más personas y menos gente, gracias.

Anuncios

Acerca de Andy

Estudiante de Derecho. Llevo con la voz un acento de sal.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Amistad, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s