Amnesia.

Y qué hago yo con esto.

Deshacerme de esto, meterlo en una bolsa de plástico y tirarlo a la basura.

Y qué hago yo con todo este desastre. Ahí lo dejé mucho tiempo en una caja, pero ocupaba demasiado espacio y molestaba.

Es una molestia.

Dicen que los buenos recuerdos hay que guardarlos por siempre. Pero no todos son siempre reales, algunos pesan y solo hacen daño. ¿Y qué hago yo con toda esta molestia? ¿Quemarla? ¿Enterrarla? ¿Devolverla? Y a quién, si no hay dueño, ya que aquel ya no existe, nunca existió.

Esa molestia me asfixiaba, me enfermaba, no la quería guardar más. Ocupaba un espacio muy valioso, que necesitaba para guardar recuerdos que fuesen reales y me hiciesen sentir bien.

Así que la empaqueté y se la di a alguien que la purgase. Alguien capaz de convertir esa molestia en algo bueno para sí. Pero no para mi ya. Yo solo me quedé con el alivio de dejar atrás una carga pesada, una cruz. Una cruz que uno mismo crea.

Convertir la nada en un todo y enfocarlo en un simple objeto, que durante mucho tiempo pasa a ser más que eso, cuando en realidad es… Nada.

Y eso es lo que queda: Nada.

Imagen

Anuncios

Acerca de Andy

Estudiante de Derecho. Llevo con la voz un acento de sal.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s